jueves, 28 de diciembre de 2006

Logroño - S.Millan Cogolla - Villamayor del Río

LOGROÑO - San Millán de la Cogolla - VILLAMAYOR DEL RÍO (94,06 Km.)

Velocidad media: 14,95 Km./h.

Velocidad máxima: 48,87 Km./h.

Kilómetros total : 285 Km.

Tiempo etapa: 6,17 h.

Tiempo total: 23:18 h.

Ya estamos en tierras de la Rioja. Abandonamos la ciudad a través del parque urbano de la Grajera que nos conduce al pantano del mismo nombre y desde aquí iniciamos el ascenso al modesto alto de idéntica denominación (de la Grajera) que nos conduce junto a la carretera y junto a la valla metálica donde los peregrinos cuelgan cruces de madera para paliar el contraste del camino de tierra con el asfalto y el progreso que circula al otro lado de la valla.



Una vez cruzada la N-120 y la autovía A-68. A 200 metros de esta última referencia se pasa por las ruinas del antiguo hospital de peregrinos de San Juan de Acre, cuya fachada fue trasladada y adosada al cementerio del pueblo.

Después de aquí guiamos nuestro pasos a Navarrete que se encuentra en lo alto de una loma. En Navarrete además de un hermoso y peculiar porche, podemos admirar uno de los mas bellos claustros de todo el recorrido el camino de Santiago.



Salimos de Navarrete tras pasar delante de su cementerio, tomamos varias pistas cercanas a la carretera y atravesamos una zona en obras un poco desagradable,nos dirigimos hacia Ventosa y volvemos a tomar el camino y en una zona en ligera ascensión encontramos los curiosos montículos elaborados por los peregrinos con cantos del río.

En el alto podemos divisar Nájera, de la que distamos aproximadamente 8 kilómetros de suave descenso. En el acceso a la ciudad encontramos una tienda de comestibles donde podemos proveernos para el resto de la etapa. La travesía de Nájera es un poco larga, y la abandonamos tras pasar por delante del Monasterio de Santa Maria la Real y subir una empinada cuesta.

Una vez superado el pequeño puerto entre colinas, accedemos a los espacios abiertos de la llanura y tras pasar una zona de cultivos accedemos a Azofra.


En Azofra podemos y creo que debemos coger el desvío por carretera general (13 Km..) y con buen firme a San Millán de la Cogolla (Cuna del castellano), un impresionante monasterio donde una visita guiada nos dejará impresionados de su historia.


Desde San Millán de la Cogolla nos dirigimos Santo Domingo de la Calzada siguiendo las indicaciones de la carretera que nos hará volver sobre nuestros pasos y coger un cruce por el tras pasar por Cirueña nos encamina a unas largas y paisajísticas rectas que nos dejan ver a lo lejos unas bonitas vistas de Santo Domingo (Donde cantó la gallina después de asada).



Un suave y cómodo descenso nos lleva hasta la ciudad, que al poco se divisa en nuestro horizonte y que no es otra que Santo Domingo de la Calzada.


Abandonamos Santo Domingo por el puente que construyó el propio Santo sobre el río Oja y seguimos el camino cercano a la carretera y que nos conduce junto a un bonito paisaje adornado con la presencia de la "cruz de los valientes", siguiendo nuestra ruta pronto se nos plantea una duda: A Grañón por la carretera 1,9 km. por el camino 3,2 km. (yo personalmente prefiero la tranquilidad del camino). Cuando llegamos a Grañón lo atravesamos y ya en su salida echamos a faltar las flechas amarillas, es un punto dudoso y nosotros tras preguntar a una lugareña se nos indicó que teníamos que seguir a la derecha por un camino que desciende y que nos vuelve a acercar a la carretera.


Por carreteras locales y caminos cercanos siempre al tráfico de la carretera general, atravesamos varias poblaciones Redecilla del Camino, Castildelgado y finalmente tras el largo kilometraje ocasionado por el desvío a San Millán de la Cogolla (ha valido la pena) decidimos acabar etapa en Villamayor del Río. Donde esperábamos encontrar un buen albergue de nueva construcción y así fue el albergue era nuevo, pero es propiedad de personas que no dan buen trato a los peregrinos. Son gente mezquina que solo buscan sacarte la mayor cantidad de dinero posible y sin contemplaciones. A veces si un albergue es nuevo o viejo no es tan importante, si es importante el trato que recibes. La cena fue también la peor del camino (motivado por el ansia económica de los dueños del albergue). Para mí Villamayor del río fue final de etapa, pero no os recomiendo parar aquí ya que su único albergue que es privado, no es para nada recomendable.

El trayecto que nos queda hasta Belorado no es mucho y no es difícil y seguro que encontramos mejor alojamiento.